Marketing postal sigue vivo y coleando
636891146877143627_636510266653226352_amazon4.jpg

Las acciones de marketing directo por correo siguen estando entre las que ofrecen un mejor retorno sobre la inversión en comunicación. ¿Por qué?

 

A pesar de la actual omnipresencia de los medios digitales, el marketing directo por correo sigue demostrando su eficacia en forma de retorno de la inversión.  ¿Qué es lo que lo hace tan rentable?

 

En primer lugar, podríamos hablar de su notoriedad. La publicidad en Internet se ha convertido actualmente en la norma, hasta el punto de abrumar a los usuarios, que llegan a instalar sofisticados bloqueadores de publicidad (adblockers). En este momento, recibir una carta, un paquete o incluso un complet, se ha convertido en una relativa rareza que despierta el interés o, cuando menos, hace que el cliente potencial sienta que recibe un trato especial de la marca. Y es que, frente a la avalancha de spam y de publicidad en Internet, es casi imposible ignorar una carta física dirigida personalmente a ti. 

 

Otro ingrediente del persistente éxito de este formato es su sencillez. Una costosa campaña de comunicación digital puede ver su ROI drásticamente disminuido por un mal diseño de la web, un funcionamiento confuso de la tienda online, o la falta de “llamadas a la acción” evidentes. Por contraste, la simplicidad del correo directo hace más fácil captar la atención, generar interés, despertar el deseo e impulsar a la accióna través de una única pieza y mediante técnicas de probada eficacia.

 

Por último, los negocios que se comunican con sus clientes a través del correo son percibidos como servicios de más calidad y confianza, dado el esfuerzo que parecen dedicar a establecer una comunicación personal. Para el destinatario, una empresa que le envía una carta se preocupa más por él y por sus necesidades individuales, ofreciéndole productos y promociones que realmente son de su interés. Esto da como resultado un mayor nivel de conversión respecto al canal digital. 

 

La suma de todos estos factores hace que el marketing postal siga siendo una de las formas más rentables de invertir en comunicación en 2019.


Volver